¿El agua está viva?

Ésa pregunta se la podrían hacer los científicos cuando investigan un planeta.
Ya que si existiera agua en él, habría la posibilidad de que hubiera vida (por lo menos, tal como la conocemos).

No obstante, se sabe que es el elemento mas misterioso e increíble que existe.

De hecho,muchísimos científicos, investigadores, etc… aseguran que apenas se conoce nada del agua como elemento. Por ejemplo, tiene un comportamiento que no cumple las leyes de la fisica-química.

Siendo dos gases (hidrógeno y oxígeno) al unirse, forman un elemento líquido a temperatura ambiente.

Al congelarse, en lugar de contraerse se expande.

Y se podrían exponer muchas más «rarezas» sobre el agua, sobre las que muchos investigadores en todo el mundo y desde tiempo inmemorial, han dedicado sus trabajos.

Entre los investigadores de la actualidad es de destacar el  fruto de investigaciones de científicos como el coreano Dr. Mu Shik Jhon.
En su libro «El puzle del agua y la clave hexagonal» habla de la importancia de la estructura molecular del agua, siendo hexagonal en su estado original.

Dicha estructura, según el Dr. Mu Shik John, le confiere al agua unas cualidades idóneas para la vida a nivel celular (nutrición, drenaje).

Según sus estudios, la estructura molecular del agua se ve afectada-alterada en función del tiempo de almacenamiento, del material y estructura (onda de forma).
Incorporar sustancias tales como cloro, flúor, metales pesados, etc… también alterarían a la estructura molecular.

También son muy conocidas las investigaciones plasmadas en fotografías del japones Masaru Emoto, en las cuales se ve claramente como el agua cristaliza formando estructuras diferentes.
Las estructuras vendrían condicionadas según la intención o el tipo de emoción del pensamiento proyectado sobre el agua.

En los años 90 el francés Jaques Benveniste realizó Investigaciones sobre «La memoria del agua» que rompieron paradigmas y generaron mucha controversia, sufriendo por ello fuertes críticas de la corriente oficial.

No obstante, hace unos 5 años recogió el testigo de dichas investigaciones el Doctor Luc Montagnier (premio Nobel.

Dichas investigaciones avalan la efectividad de la homeopatía. En ellas se demuestra la capacidad del agua de guardar información de una substancia que haya permanecido en el agua, aun cuando ya no exista presencia molecular.

El agua al tener su estructura original (hexagonal), se convierte en el medio ideal para transmitir información. Información transmitida ya sea  de los remedios de homeopatía. O de los de las llamadas terapias vibracionales, tales como la Terapia Floral de Bach.

Es obvio que en el caso de utilizar agua desestructurada para realizar los preparados (por ejemplo con el agua del grifo o el agua mineral embotellada) , la vibración de dichos preparados se verá distorsionada y alterada.

Es como pretender ver un paisaje a través de un cristal sucio, o casi opaco.

Si quieres mas información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *